Artículos

Imprimir

De un conferenciante que recibió una presentación poética

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Joaquín de Haro Morales. Cosecha personal. 2014.


Rebuscando entre papeles he encontrado la presentación que hice en 2009 de nuestro amigo Chencho para una conferencia en la que ambos intervinimos. Lo curioso realmente de la misma, es la poesía curricular que le hago y comparto con todos:

"Señoras, señores, amigas, amigos, sucedáneas y sucedáneos… buenas tardes.

 En primer lugar decir que nos encontramos hoy de esta guisa, con jubón negro y beca del color que desdeñara en su día el dramaturgo francés Moliere y llevara a los altares el compositor y chirigotero gaditano Manolo Santander, color de la muy noble galena cordobesa, ya que se nos antojó sería innovador a la hora de conferenciar y máxime estando en compañía de tan ilustres maeses y maesas.

 Porque además según coplilla popular de época:

El tuno es igual que el cura

   en lo negro del color,

 mas ante hermosas mujeres,

no, no ¡y no!.

 Pero como ya comentara maese “Lapicito”, galeno de honor de la cordobesa, en artículo referido a “La evolución del traje escolar a lo largo de la historia”, refiriéndose al traje o indumentaria que nos ocupa.

 Su uso era obligatorio, pues, cuando el estudiante nuevo llegaba a la Universidad era examinado sobre sus vestimentas, antes de matricularse por el cancelario, quien mostraba su conformidad extendiendo un boleto que decía “Va arreglado en el traje”. Una vez admitido el escolar se cuidaba de no lavarlo, pues “El desaseo y deterioro de este traje era una de las galas del estudiante veterano.”

 Y para finalizar con las referencias al noble traje que nos envuelve, diremos aquello queel barón Charles Davillier y Gustave Doré, en su libro "Viaje por España", recogen, entre otras, en las siguientes coplas populares:

 Las armas del estudiante

yo te diré cuáles son:

 La sotana y el manteo,

 La cuchara y el perol.

 No dejando en el olvido, quedando poco más que contrarrestada la aseveración, con otra resumida de Maese Joaquín, Sr. Conde de la Fuchinga Alta, arcaico de la galena cordobesa, que dice:

Y de remate, señores,

la cabal Beca en el pecho,

la que portas con honores,

ganada por lo que has hecho.

 Por todo ello,  sirva de prólogo este recorrido por aventurillas de estudiosos trovadores, como el que presento, que gracias al cielo nos deleitan con enseñanzas, que como las de hoy, a buen seguro nos van a gustar.

 Pues bien, pasando a lo que vamos, para mí,  no siendo la primera vez que lo hago, presentar a Rafael Asencio González, (Asencio: primera con "s" y segunda con "c", ya que si no sería otro apellido y su heráldica de ascendencia vasca cambiaría),  no queriendo además hurgar en su psicología personal algo rebuscada; es todo un honor, y diría que hasta una obligación, puesto que junto a una amistad de más de treinta años, nos une: trabajo, asociación, gustos, tuna, compadreo y el amor por la música y las tradiciones populares.

Afición que hemos mamado conjuntamente de nuestros padres (también amigos) y familias, pues durante los años setenta a noventa ellos han llevado a lo más alto la cultura cordobesa, uno desde el Gran Teatro de Córdoba y otro desde el Real Centro Filarmónico de Córdoba.

De la misma forma, desde que nos conociéramos allá por el año 1.987, hermanados en la muy noble beca amarilla de la Tuna de la Facultad de Medicina de Córdoba, siempre nos ha unido nuestro afán investigador e incluso compositor y si algo le puedo agradecer, después de años a este negro menester, ha sido a su amistad e insistencia. Cosa de la que no me arrepentiré nunca.

Decir igualmente que junto al resto de los maeses de la amarilla galena, hemos aprendido, al cabo de los lustros, a sentirnos: divos unos y útiles otros, a pesar de los años, pero eso si,  miembros de activo de una tuna activa.

Bueno está, tras este paréntesis al borde del puchero, pasemos a daros a conocer algo de la vida y milagros de quien hoy nos va a disertar sobre este entretenido y curioso tema.

Hablar sobre el currículum vitae de Rafael sería largo y aburrido, por completo y extenso, y el que por algún motivo o curiosidad quiera saberlo, tranquilamente que me lo pida y sencillamente se lo dejo. Pero la verdad es que no creo sea el momento de extendernos en tan elogiable carrera de la vida, por eso simplemente referir como resumen que, de todas formas, a mi noble y bien entendida manera, la vida de D. Rafael la resumiría así:

 

Pornográfico novecientos

viene al mundo Rafalito

con una púa bajo el brazo

y un enorme piquito.

 

De pluma vino repleto

pero no pluma … veremos

lápiz con el que se escribe

en papel, pero sin flecos.

 

Namás quitarle el chupete

Sus primeras palabrillas:

Camargo, Conde, Nachete

Bocanegra y Perejila.

 

Su bautizo fue con agua

Pero no la de bezolla

Por eso empezó a trincar

Martini con cocacola.

 

En los hermanos maristas

Comienzan sus enseñanzas

Donde conoce Muy Noble

Y es bandurria denotada.

 

Fue pionero en el Oasis,

parchero en la Venta Mariano.

Tocó bodas en Don Henri

y sentó cátedra, hermano.

 

Se licenció en la de Leyes,

se fue a vivir a Alicante.

Pasó por Benamejí

y ahora en Priego la imparte.

 

Doña Lola lo casó,

lo quiere, ama y adora,

de verdad que es meritorio,

de premio merecedora.

 

Escritor como Cervantes,

Chencho, como los de antes,

buen amigo, peaso tuno,

Rafael Asencio González.

Para Finalizar, antes de que me endiñe, y que sirva como Prólogo a la conferencia, quisiera hacerlo con un verso de la Poesía titulada VIDA, del libro Tentativas de Silencio, del Poeta cordobés Álvaro Morales Rodríguez, Maese Alvarotti, en el negro menester, que dice así:

Entre ese ayer pasado

Y el futuro de un mañana,

Solo hay un instante

que es la vida.

 Y yo apostillo, la Tuna, nuestra Tuna.

 


Publicación: 09/02/14