Artículos

Imprimir

José Timoteo Franco, tuno y gran compositor cordobés

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

 

Joaquín de Haro Morales. Investigación personal. 2014.


 

Dedicatoria

A su hijo Francisco, afincado ahora en Madrid, fiel seguidor de sus pasos y miembro de la Tuna Universitaria de Córdoba de la que fue jefe en los años 60.

 


  

Jose Timoteo Franco                                                                                                                               “España guarda una joya

                                                                                                                                que por bella tiene fama,

                                                                                                                                se encuentra en Andalucía:

                                                                                                                                Es mi Córdoba la Sultana”.

De esta manera comienza la composición lírico-musical más representativa, por compendio y reunión en la misma, de las costumbres y folclore más arraigados por su popularidad, que ha escrito un músico cordobés: José Timoteo Franco. No sólo por haber sabido plasmar en una partitura la fusión del retrato cordobés, sino por la dilatada historia que le liga a Córdoba desde su nacimiento en el Barrio de Santiago el día 30 de enero de 1917.

Sus aficiones musicales, que más tarde se convertirían en su verdadera profesión y vocación, nacen a los siete años al ingresar en la Banda Infantil de las Escuelas del Ave María que fundara el párroco de San Francisco D. Carlos Romero Berral en la calle Armas, donde le dieron a escoger instrumento, decidiéndose por la flauta que era el que más le atraía.

A partir de 1932 cursa sus estudios de flauta en el Conservatorio Superior de Música, logrando calificaciones máximas y premio extraordinario. Ya entonces, con 15 años, se vincula al Real Centro Filarmónico de Córdoba “Eduardo Lucena”, para quien más tarde compondría dos obras extraordinarias: Hechizo Español , composición para orquesta, en 1965 y Fantasía Cordobesa en 1967, cumpliendo así su principal idea tantas veces referida: “…En primer lugar soy cordobés, aunque después de Español…”

Tuna Universitaria de Cordoba - Enero 1951

Tuna Universitaria de Córdoba (enero, 1951)

No debemos olvidar en estos años su paso por la famosa Tuna Universitaria de Córdoba, donde fue flautista y componente activo en una época de numerosos éxitos. José Timoteo Franco entró a dicha Tuna, mientras estudiaba, en su primera etapa después de la guerra civil. La dejó en 1944 al ganar las oposiciones a Brigada Músico como flauta en el Regimiento Lepanto nº 2 de Córdoba. El poner un breve resumen sobre la primera etapa de la Tuna Universitaria de Córdoba, es meramente interesante porque la continuidad de la misma hasta la fecha señalada en el artículo, se debe a la labor de su hijo Francisco Timoteo, quien fue jefe de la misma en esa época.

Cabe recordar que Córdoba ha tenido, en pugna con otras ciudades, la tuna más importante de España, cuyos orígenes se remontan al año 1942, fecha en que se crea la Tuna Universitaria de Córdoba, con cerca de medio centenal de componentes, entre los que se encuentran, aparte de instrumentistas clásicos de tuna, cuatro violines, dos flautas y dos rapsodas. Y como dato curioso reseñar que en el año 1955 recibían clases de danza específicas para los miembros de la Tuna Universitaria Cordobesa, impartidas por la famosa bailarina y profesora Maruja Cazalla, según consta en artículo publicado en la Guía del Flamenco de Córdoba, en el que habla del currículum de la famosa artista registrado en el Ateneo de Córdoba, con la siguiente referencia:

“Su capacidad creativa la lleva a crear grupos infantiles de baile o la cátedra de Danza del Conservatorio de Córdoba en 1955, siendo profesora del mismo durante siete años. Por esta época da clases en el SEU a la Tuna Universitaria y en la Academia Británica a los extranjeros que venían a Córdoba a estudiar este arte”.

 

Victor de PlataDurante estos años la Tuna Universitaria de Córdoba acude al Primer Certamen que se celebra en Madrid en 1945. Respecto e este certamen de 1945 el jurado se decantó por Cördoba pero, influenciado por las preferencias del dictador, que había quedado impresionado por el pasacalles de 75 tunos de Santiago de Compostela, otorgó a esta Tuna el Primer Premio en la función celebrada en el Teatro Español a las diez y media del día siguiente. Ni que decir que la decisión fue muy discutida y los tunos cordobeses de esa época recuerdan la frase pronunciada por uno de los elementos disconformes del jurado: "¡Excelencia, Córdoba ha interpretado la Pavana y Santiago la Parrala!"... Pero lo cierto es que formalmente gano el certamen la tuna de Santiago de Compostela. En 1956, en el Certamen Nacional de Cádiz, obtiene el Segundo Premio y el Premio a la Calidad Musical. Es e 6 de marzo de 1956 cuando recibe el Victor de Plata en reconocimiento a su labor de extensión cultural, durante los actos organizados por el SEU con motivo de la festividad de Santo Tomás de Aquino (1). En 1.959 asiste al Congreso Nacional celebrado en Zaragoza. En lo que concierne al certamen de Zaragoza de 1959, gano Madrid, fue segunda granada, tercera Barcelona, cuarta Zaragoza y quinta Salamanca... Como se decía en el Diario córdoba del 20 de marzo... Por el jurado "fue puesto de relieve que la tuna de córdoba es la mejor de cuantas han desfilado por estos concursos nacionales, pero no les fue adjudicado el primer premio por no ajustarse en su composición a las normas establecidas" y es que existía un reglamento que imponía limitaciones en cuanto a los instrumentos musicales que podían usarse y córdoba no las cumplió... Véase que en diario de córdoba del 18 de marzo se decía" la tuna cordobesa, verdadera orquesta de cámara, ,en la que figura incluso algún instrumento no tradicional en estas agrupaciones..."

 

Después de importantes giras por Europa, expresamente invitada por las Universidades de Estocolmo y Copenhague, efectúa la grabación de su primer disco en el Teatro Lope de Vega de Sevilla. Fue en 1961, bajo la dirección artística de Rafael Lara y actuando como cantante solista Carlos Marco. Este disco es el primero de 4 singles que la Tuna Universitaria de Córdoba grabase en 1961 con la casa Hispavox. Posteriormente saldrían varias ediciones en LP, aunque no con todas las canciones que sumarían estos 4 singles, en total 15 canciones.

 

   Tuna Universitaria de Cordoba - primeros discos

 

Primeros cuatro discos (vinilos de 45 rpm) de la Tuna Universitaria de Córdoba

Tuna Universitaria de Cordoba - Marzo 1963

Tuna Universitaria de Córdoba (marzo, 1963)

A partir de los años 60, año tras año, asiste a los Carnavales de Cádiz por expreso deseo del Ayuntamiento de esa Ciudad. Igualmente en 1965, en el Certamen celebrado en la ciudad de Oviedo, en el Teatro Campoamor recibe el Segundo Premio.

“En noches de luna clara

se escucha la serenata

son los mozos rondadores

   con bandurrias y guitarras”   

 (“Pasacalle de Fantasía Cordobesa”)

José Timoteo Franco entró a formar parte de la Tuna Universitaria de Córdoba en su primera etapa, después de la guerra civil y mientras estudiaba. La dejó en 1.944 al ganar las oposiciones a Brigada Músico como flauta en el Regimiento Lepanto nº 2 de Córdoba. El poner un breve resumen sobre la primera etapa de la Tuna Universitaria de Córdoba, es meramente interesante porque la continuidad de la misma hasta la fecha señalada en el artículo, se debe a la labor de su hijo Francisco Timoteo, quien fue jefe de la misma en esa época.

Posteriormente hizo oposiciones al Cuerpo de Músicos Militares, logrando plaza de primera categoría, desempeñando el cargo de Subdirector-Músico de la Banda de Música Militar del Regimiento Lepanto nº 2 con guarnición en Córdoba, siendo entonces Director de la misma su gran amigo e inolvidable compañero D. Reginaldo Barberá Jornet, permaneciendo veinticuatro años en ella, y asimismo a la Banda Municipal de Córdoba hasta su marcha a Madrid. Fue nombrado Teniente Honorario del Cuerpo de Músicos Militares.

Regimiento Lepanto 2 de Cordoba

Regimiento Lepanto nº 2

Marcha a Madrid por motivos familiares y musicales, permaneciendo en la capital de España durante cuatro años hasta 1973 que regresaría a Córdoba. Durante su estancia en Madrid actuó varias veces con la Orquesta Nacional, destacando seis formidables conciertos en el Teatro Real, así como en el Liceo de Barcelona y en los Festivales de Granada con la misma Orquesta. También tocó con la Orquesta Filarmónica, la Orquesta Pro-Música y la Compañía Lírica Nacional. Igualmente, durante este período realizó una gira por el Norte de España con la Orquesta de Cuerda del Maestro Blancafort.

Entre sus compositores preferidos figuran Beethoven, Mozart y Brahms y, de entre los cordobeses, Cipriano Martínez Rücker. Pero como intérprete llega a representar el éxtasis, dejando correr su “flauta mágica” cada vez que suenan las notas de Fin de Fiesta del Potpourrit de Aires Andaluces del maestro Eduardo Lucena, pareciendo como si esta pieza hubiera sido escrita para él, dada la exquisitez y maestría en su interpretación.

A su vuelta a Córdoba en 1973 ingresa como profesor de flauta en el Conservatorio de Córdoba, donde permanece en el puesto hasta su jubilación en 1983. De su labor docente cabría resaltar su “Método de Flauta”, que desde 1982 figura como libro de texto en el Programa Oficial de Estudios de Flauta en el Conservatorio Superior de Música de Madrid.

Así por ejemplo, no es una obra sólo la que le hace acreedor de múltiples reconocimientos, es autor de numerosas canciones españolas y andaluzas, marchas militares y fúnebres… y una zarzuela. Su primera composición fue un bolero, considerado por él como insignificante; Te quiero mucho, que se cantó en la famosa cafetería La Perla, de Córdoba, allá por los años cuarenta. Pero como de primeras cosas de cierta importancia, señalar Campanas de la Mezquita, dedicada a la muerte de Manolete, con letra de D. Manuel Revuelto, idea surgida entre ambos en el entierro del inolvidable torero y que pocos días después estrenara este pasodoble la célebre cantante entonces, Chari de la Rubia.

Y no queda ahí su composición en cuanto a pasodobles se refiere. Reseñemos el dedicado al torero Manuel Cano “El Pireo” o el último, estrenado en 1974, Fiesta Cordobesa.

En cuanto a música dedicada a Córdoba hay muchas composiciones, de las que destacaríamos: Suspiros de Córdoba, Sueño Cordobés, Un catalán en Córdoba, Arte Cordobés, Platero de mi querer, Nena Cordobesa… y casi la mayoría de sus trabajos.

Como era de esperar, no dejó de componer para la Semana santa Cordobesa, así en 1947 compone Madre mía, plegaria de dicada a la Virgen de las Angustias de Córdoba con letra de Manuel Revuelto. En 1957 compone Cristo de las Penas, dedicado a la advocación del Cristo de la Hermandad de su barrio natal, Santiago. Y en 1958 saca a la luz Jesús Rescatado, dedicado al Cristo de la Hermandad Trinitaria.

Tenemos también que mencionar Hechizo Español, como un recorrido fantástico por la sinfonía del costumbrismo nacional, composición más reconocida por las grabaciones del Real Centro Filarmónico de Córdoba.

De su completo historial (2,3), y como dato curioso, cabría destacar por su importancia, una Zarzuela escrita en colaboración con el Maestro Fragero y el escritor A. Ferrer León, que fue estrenada y representada únicamente el 12 de mayo de 1951 en el Teatro Duque de Rivas de Córdoba, llamada La Flor de la Romería, estampa lírica dedicada a la Romería del Santo Cristo y San Álvaro de Córdoba, conocida popularmente como la Romería de Santo Domingo.

Fantasia cordobesa - partitura - 0

Fantasía cordobesa, portada de la partitura

Pero sin duda alguna, su obra más conocida y representativa es sin duda su Fantasía Cordobesa, poema musical para Coro, Rondalla y Orquesta, según consta en su partitura original, pieza en la que el compositor es también autor de la letra y con la que quiere “calar con su música en el alma cordobesa, su nombre y su fruto”, según sus palabras. Fue estrenada en el Salón Liceo del Real Círculo de la Amistad de Córdoba, el día 17 de mayo de 1967, día que siempre recordará el compositor ya que según manifestó al finalizar el estreno: “Es inolvidable. El Real Centro Filarmónico de Córdoba interpreta esta música como ninguna otra y gracias a ese gran director D. Reginaldo Barberá Jornet, al que tanto deberá el Centro y Córdoba”, corroborando así el contenido de la dedicatoria escrita por José Timoteo Franco en la partitura original de la obra:

“Dedicatoria: A mi Córdoba querida, cantada por grandes artistas. Le dedico esta modesta composición inspirado en su belleza y al Real Centro Filarmónico “Eduardo Lucena”, fiel intérprete de la música cordobesa.”

Córdoba, Mayo – 1967

Fallece en Sevilla, el día de la Inmaculada del año 2001 (4), y lo que más nos duele es que la Córdoba que tanto quiso y por la que tanto luchó, no le haya rendido el más mínimo homenaje, ni dado su nombre a una calle o plaza, como a tantos otros, en recuerdo al músico y compositor cordobés más moderno representativo, capaz de llevar a Córdoba en su corazón y alma por donde quiera que se interpretó su obra.

__________

Imágenes:

Colección personal del autor.

__________

Fuentes:

  1. ABC. 07-03-1956.
  2. ABC, Sevilla. 10-12-1968.
  3. ABC, Sevilla. 12-11-1967.
  4. ABC. 26-12-2001.

Publicación: 14/09/14      Actualización: 19/09/14